Dando aire a un compañero después de una agitada sesión de juegos.