Una biocenosis (también llamada comunidad biótica, ecológica o simplemente comunidad) es el conjunto de organismos que coexisten en ese espacio del que hablaba hace unos días definido como biotopo. El biotopo, como mencioné, debe ofrecer las condiciones ambientales necesarias para el adecuado desarrollo de los organismos que lo habitan.  

Los organismos más destacados que habitan el biotopo de las aulas son, lógicamente, alumnos y profesores. Comparten un espacio determinado durante un tiempo y allí se relacionan formando una pequeña comunidad cuyos individuos interaccionan de distintas formas. 
Lo ideal sería que se establecieran relaciones en las que ambos organismos salieran beneficiados, lo que la biología llama “mutualismo”. Individuos de distintas especies interaccionan, se benefician y mejoran sus aptitudes. También se le puede llamar cooperación, cuando ocurre entre individuos de la misma especie. 
Ésta sería la situación ideal en el aula, en la que todo bicho viviente, independientemente de su edad y condición. se relacionara de manera colaborativa y amable teniendo en mente en el beneficio mutuo y el desarrollo y mejora todas las partes implicadas. 
Es preferible que esta relación de mutualismo sea temporal y sirva un propósito concreto, de manera que se vaya avanzando hacia formas más complejas de cooperación, en las que los organismos escogen beneficiarse mutuamente pero pueden perfectamente desarrollar sus capacidades sin depender del otro (sea quien sea). 
El mutualismo es de gran importancia para la vida en la Tierra. Y nuestras aulas no pueden quedarse aisladas de este hecho. Colaboración, cooperación, interrelación para el beneficio mutuo es el presente y futuro de la educación. 
Escrito por María