Si aún no has comenzado a gestionar el aula de manera cooperativa, éste es tu momento. En Aragón comenzamos mañana las clases y la mejor manera de intentar solucionar los conflictos en el aula es creando un clima que favorezca las relaciones basadas en la solidaridad y el respeto mutuo. 
El quiz de la cuestión es que no sabremos respetar a los demás si no nos respetamos y queremos a nosotros mismos. Así que la cooperación exige una buena dosis de trabajo personal: aceptarnos y querernos incondicionalmente, detectar áreas de mejora, utilizar un lenguaje amable con nosotros mismos…

Mi propuesta de primera sesión para comenzar el año es la siguiente:
– Formar equipos heterogéneos de 3 ó 4 alumn@s
– Crear las normas del aula, si hacen falta. En esta entrada expliqué cómo hacerlo.
– Si el grupo es conflictivo, acordar un contrato de grupo, asumiendo una serie de responsabilidades y acuerdos para que entre tod@s funcionen las cosas mejor.
– Introducir alguna técnica de atención plena y/o de relajación al final de la sesión.

Gestionar el aula de manera cooperativa no implica que se trabaje siempre así. Habrá ratos para escuchar una explicación, para realizar una exposición, para trabajar de manera individual. 

Es el clima del aula lo que importa. Que se convierta en un espacio de reflexión, de libertad creativa y de aprendizaje conjunto. Un espacio para ser amables y sentirnos amados, aceptados.
Podemos tener mucha control sobre lo que enseñamos, pero más importante es CREER en aquellos a los que se lo enseñamos. 

Profes, cuidad vuestro lenguaje. Proponed en el aula los “Cuatro Acuerdos”, sobre todo para nosotros mismos:

SÉ AMABLE CON TUS PALABRAS

NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE

NO HAGAS SUPOSICIONES

HAZ LO MÁXIMO QUE PUEDAS


Y feliz y cooperativo 2015

Escrito por María