Quiero decirte que te detengas un minuto y sueltes el peso del pasado que cargas a tus espaldas. 

Quiero decirte que es importante, necesario, vital… que hagas una pausa, un alto en el camino, y te permitas sentir lo que en este momento acontece, tanto si te gusta como si no, tanto si es fácil como si es difícil. Detente. Para. Respira.

Porque si no te detienes ahora, quizás luego ya sea demasiado tarde para hacerlo. El dolor y la pena que te negaste a mirar se habrán apoderado de tus sentidos y bloquearán el paso a toda la belleza de las cosas sencillas que cada día se despliega ante ti.

Detente. Para. Mira. Respira.  

En la pausa habita el silencio. En el silencio habita la aceptación. En la aceptación habita el milagro de la paz interior. En paz podemos elegir. En paz podemos escuchar. En paz podemos amar.

Detente. Para. Mira. Respira.