El pasado 13 de mayo realizamos un taller de mindfulness en el centro ecuestre “Caballos del Pirineo” de Villanovilla, Jaca. Este taller de tres horas inició a cinco personas en los principios más básicos del mindfulness para luego poder aplicarlos en nuestra relación con los caballos. 

Comencé la sesión explicando el origen de mindfulness y las razones para su actual apogeo, pregunta que surgió del  propio grupo. Mindfulness (atención plena en el momento presente sin juicio) realizado en un entorno natural es una puerta abierta a miles de sensaciones que se producen en el instante. La brisa fresca de la mañana, el canto de los pájaros, el sonido del río… Todo ello nos zambulló plenamente en la experiencia y fue fácil encontrar el ritmo de la respiración y una preciosa calma interior que pareció extenderse a todos los animales que nos rodeaban.

Realizamos prácticas breves de atención a la respiración, a los objetos mentales (pensamientos, emociones) y a los sonidos del entorno.

Profundizamos en cómo esta atención plena al momento presente nos podía ayudar a mejorar la relación con el caballo. Eric habló de aspectos esenciales para poder después salir al paseo y juntos preparamos amorosamente el momento de acercarnos a los caballos, con lentitud y cuidadoso respeto. Un saludo, una caricia, un pedir permiso para cepillar. Caminando despacio, con total atención a cada paso. Nada de movimientos bruscos o repentinos.

Eric nos explicó cómo cepillarlos y nos mostró también qué signos indican si los caballos están disfrutando o no de este momento tan personal con nosotros. Vaquera, una preciosa yegua blanca, disfrutó de lo lindo. Nunca la habíamos visto tan relajada. 

A continuación, los más expertos ensillaron todos los caballos excepto a Mía, que iba a caminar del ramal junto a su dueña.

Antes de salir, les recordé que muchas personas vivimos cierta ambivalencia (amor y temor) respecto al caballo, un animal hermoso y fuerte, mucho más fuerte que nosotros que no desea hacernos daño. Los caballos responden con gran sensibilidad a nuestro estado emocional y es importante aprender a observar nuestros propios miedos, acogiéndolos con total aceptación. La confianza en nosotros mismos y en este fabuloso animal es esencial para que el paseo se realice con seguridad y disfrute. 

Realizamos un pequeño recorrido que nos condujo hasta el río, el cual cruzamos después de permitir que los caballos bebieran. Después nos introdujimos en un bosque por el cual avanzamos al paso, en medio de una maravillosa tranquilidad. No hubo una consigna de no hablar, pero el propio grupo pareció elegir un silencio conscientemente compartido.

En el bosque hicimos una brevísima parada para darnos cuenta de las formas tan variadas de árboles que podíamos contemplar, a las cuales no les poníamos pegas ninguna. No le decimos al árbol: Deberías ser más alto, más estilizado o menos arrugado. En cambio a las personas les ponemos pegas y las enjuiciamos, esperando que se adapten a nuestras expectativas. Y  lo mismo hacemos con nosotros mismos. 

 

 

 

Volvimos a cruzar el río para regresar a casa. Fue un paseo corto pero muy intenso, en el que nos volvimos uno con el movimiento del caballo, un suave y rítmico balanceo que lleno nuestro cuerpo de conciencia.

 

 

Dejamos los caballos a salvo en la cuadra, atentos siempre a nuestros movimientos y a la relación amorosa con este animal amigo que estaba compartiendo con nosotros esta preciosa mañana de primavera. A continuación caminamos lentamente y en silencio hasta el río. Caminar con atención plena  es una práctica muy poderosa, especialmente si es en la naturaleza.

 

 

 

Cerca del río desarrollamos una práctica breve de mindfulness interpersonal y a continuación nos regalamos unos minutos más de silencio y soledad junto al agua.

 

 

Aún tuvimos tiempo para una práctica más, pero no deseo relatar aquí toda la experiencia para que os pique la curiosidad y queráis saber qué se siente en este maravilloso rincón del Pirineo aragonés.

PRÓXIMA ACTIVIDAD: 7 DE JULIO DE 2017

Si quieres saber más y te interesa esta actividad de MINDFULNESS, NATURALEZA Y CABALLOS para llevarla a cabo en grupo, escribe o llama a:

Lourdes 608 032 837 – info@villanovilla.com Eric 

si@conscienciaenmovimiento.es 696457932 María