Os dejo aquí este enlace a una historia preciosa de Isabelle Carrier sobre discapacidad.

Ya entenderéis el título de la entrada cuando lo veáis.
Merece la pena, porque afronta la diferencia desde el «ser diferente» de todos nosotros.