Seleccionar página

Etiqueta: INTELIGENCIA EMOCIONAL

Entrevista a Pilar Sordo. “Bienvenido dolor”

Todos deberíamos vivir como si tuviéramos una enfermedad terminal; seríamos mejores personas y disfrutaríamos más de las cosas Entrevista a Pilar Sordo Psicóloga, autora del libro ‘Bienvenido dolor’ En su nuevo libro, Bienvenido dolor (Paidós, 2015), fruto de una investigación que duró cuatro años e incluyó a miles de personas procedentes de numerosos países (“todo el mundo hispano y algunos europeos”), la psicóloga chilena Pilar Sordo, nos invita a tomar la decisión de ser felices, y nos explica cómo hacerlo en presencia del dolor. Y es que como afirma la autora “todos los aprendizajes en la vida se producen a través de procesos dolorosos, y en las lecciones que obtengamos de ellos parece estar el secreto de nuestra evolución espiritual y afectiva”. Pilar nos explica cómo ambos procesos, la felicidad y el dolor, son nuestros compañeros de viaje en la idva, y cuáles son las conclusiones de su estudio sobre las verdaderas claves de la felicidad. ENTREVISTADices que es un error pensar que para ser feliz hay que estar siempre contento, ¿cómo defines el concepto de felicidad? Lo primero que quiero dejar claro es que el libro es fruto de una investigación, no se trata de algo que opine yo, sino de lo que piensan miles de personas a las que se entrevistó. Y se llegó a la conclusión de que cometemos ciertos errores en el concepto que tenemos...

Leer Más

AMAR LO QUE ES EN ESTE INSTANTE

AMAR LO QUE ES Dice Byron Katie en su libro “Mil nombres para la alegría”: “No sé qué es lo mejor para mí, para ti o para el mundo. No trato de imponer mi voluntad en ti ni en nadie más. No te quiero cambiar, ni mejorarte, ni convertirte, ni ayudarte ni sanarte. Solo quiero dar la bienvenida a las cosas tal como van y vienen. Eso es verdadero amor. La mejor forma de guiar a las personas es permitirles encontrar su propio camino.”   Si estamos atentos veremos mucha necesidad en el mundo. Algunos puede que decidamos mirar a otro lado para no sentir dolor, otros nos contagiamos de las emociones de los demás confundiendo la empatía con el sufrimiento compartido. Estamos también quienes nos atrevamos a mirar y a tender una mano, con el sincero deseo de aliviar el sufrimiento ajeno. Todos nos hemos visto en alguna de estas posiciones, y todo está bien, porque son estadios en el camino de hacernos más conscientes y de comprender que el dolor es inherente a la vida humana.   Puedes intentar distraerte, de diversas formas, pero más pronto o más tarde te va a tocar. Y si no le añadimos resistencia, se quedará en dolor y no pasará a ser sufrimiento. Todas las cosas de la vida son impermanentes. Todo va y viene. Todo pasa.   Dicen que lo...

Leer Más

¿Las palabras hieren?

Hace unos días leí un artículo de prensa sobre Mary Beard que me impacto por la fuerza y sabiduría que transmitía esa mujer de 60 años, hasta ahora desconocida para mí. Profesora de Cambridge y divulgadora de la vida de la antigua Roma. Esta mujer lleva también años estudiando las diversas formas en la que, a lo largo de la historia, los hombres han intentado acallar la voz de las mujeres. El caso es que, a raíz de algunas de sus apariciones en público, recibió un aluvión de críticas e insultos realmente desagradables que no me atrevería a repetir aquí (si queréis leer el artículo completo, este es el enlace: http://elpais.com/elpais/2015/10/09/estilo/1444394159_483109.html). Según se lee en el artículo, las críticas no iban referidas al contenido de sus intervenciones sino a su aspecto físico. Lo que me llamó la atención y me impactó sobre la noticia, fue la reacción de este mujer a los comentarios recibidos, todos de muy mal gusto y tristemente habituales en las redes sociales. No demandó a los agresores, parece ser que no se sintió ofendida ni aprovechó en su beneficio las salidas de tono de los inconscientes que se atrevieron a opinar sobre su aspecto. Al contrario, eligiendo alguno de los peores tuits, contactó con sus autores, conversó con ellos y fruto de estas entrevistas elaboró una interesante reflexión que nos ha dotado de armas a...

Leer Más

NARRAR PARA SANAR

Importa cómo te lo cuentas, cómo te cuentas lo que te pasa o lo que le pasa a los demás. Puedes, si quieres,  hacer de tu vida un relato que inspire alegría, serenidad y aceptación. Tienes la libertad de agrandar los problemas o ver el lado divertido en todo lo que haces. Aferrarte a los recuerdos dolorosos o permitir que se extinga su lado oscuro. Somos las historias que nos contamos. Puedo ser “Nadie me quiere ni se preocupa por mí” o “Todos lo hacemos lo mejor que podemos y yo voy a apostar por agradecer todo lo bueno que hay en la vida” Si me cuento que soy un cuerpo y el cuerpo no es el que yo quisiera, sufro. Suelta el cuerpo. Tú eres algo infinitamente más ilimitado e intangible que tu cuerpo. Tú no eres tu cuerpo. No te cuentes ese cuento. Si me cuento que soy de esta familia y esta familia no es la que yo creo necesitar, sufro. Si me cuento que sin ellos no puedo vivir y que si algo les sucede mi vida se acaba, entonces verdaderamente mi vida se acaba. Por lo tanto, honra, respeta, agradece tu familia, pero no permitas que te limite. Tú eres algo infinitamente más ilimitado e intangible, tú no eres tu familia. Que tu historia sea una de expansión e inclusión. No quieras limitarte a...

Leer Más

Aprendiendo sobre las emociones y la salud

Esta última semana he estado haciendo el primer módulo de formación en Bioneuroemoción con el Instituto de Enric Corbera en Sant Cugat. Se nos ha dado mucha información sobre el cuerpo humano y cómo los diferentes órganos reaccionan a los conflictos emocionales vivido por nosotros o por nuestros ancestros y a nuestras creencias sobre nosotros mismos y sobre la vida. Todo lo que he aprendido complementa otros estudios que he hecho este año sobre constelaciones familiares. Después de haber abordado distintos síntomas a través del árbol familiar o los genogramas, me maravilla ver cómo hay un inconsciente familiar que aflora en cada generación y se muestra en fechas que se repiten, patrones de comportamiento, síntomas, estilos de relación… He aprendido mucho, pero, sobre todo, que la vida es un misterio y que no sé nada de nada. Veo que nos enfermamos, que nos enredamos en sentimientos que nos intoxican, que quedamos detenidos en situaciones que nos perjudican, y seguimos buscando la solución donde no se encuentra, es decir, fuera de nosotros mismos.   Empecemos dando un pasito: tan solo darse cuenta de qué necesito, de qué es lo que me sienta bien y mal. Y dar un pasito en esa dirección, y fiarse de las tripas que te dicen por aquí sí, por allí no. Simplificando mucho, al final son cuatro situaciones básicas que me llevan a enfermarme ya...

Leer Más