Nuestro cuerpo es nuestro templo.
Debemos, pues, respetarlo,
comprender su importancia
y volver siempre a él,
porque es nuestro refugio

                                Thich Nhat Hanh, del libro Despertares