Ciertamente, todo lo que tiene un principio 
ha de tener un fin. 
La muerte es el final
seguro para quien ha nacido. 
Pero es igualmente seguro
 que quien ha muerto ha de
renacer. 
Así pues, no deberías afligirte 
por lo inevitable


Bhagavad Gita